seguidores♥

domingo, 17 de mayo de 2015

La primera idea de otras.

A veces echo de menos aquella chica que viajaba entre sus sueños y hacía metáforas de las palmas de sus manos con un valle perdido, Esa chica que le encantaba perderse en busca de una frase correcta en el libro indicado, esa que jugaba a buscar significado detrás de las palabras, y que sin quererlo, sin querernos, se fue haciendo menos sensible al alma.

Esa chica que se enamoraba de la luna cada vez que miraba por la ventana una noche de verano, y que disfrutaba de sus rayos los cuales eran su crema antiedad, más bien antiolvido, sólo era una niña que intentaba recordar siempre las palabras secas de lecciones de por vida.

Esa niña ya no recorre sus sueños porque le quedan muy lejos, y dejó de hacer metáforas de la vida porque la vida hizo metáforas con ella, No le quedan minutos en el reloj para buscar siquiera una palabra de aliento entre frases de suspiro, esa niña simplemente creció y dejó de expresar con sinceridad lo que sentía, ya no valía.

Sin embargo, contando bendiciones, ha sobrevivido. Esta dulce y frágil niña ha pasado a ser una chica que se ha enamorado y ha sufrido a su amor verdadero, y ha visto como un amor inquebrantable ha quebrantado su vida. Ha invadido cada esquina de la ciudad con pensamientos jamás escuchados, y ha caminado sobre folios recorriendo sus sueños hasta conseguirlos. Ha apostado por el amor, y ha ganado con el, y cuán fortunas ha ganado, tal que las pérdidas son mínimas, o se minimizan,

Ha dejado de escribir en plural aunque seamos más de uno, Quizás ha empezado a pensar más en si misma que en las personas que le rodean, tal y como debió haber hecho hace tiempo.

Ha aprendido que es más fácil dedicarse a personas que se dedican, que dedicar a personas dedicadas, dedicadas a sí mismas, dedicadas a la ambigüedad de lo absurdo. A esa niña todavía le queda por insensibilizarse, tal y como quiere la sociedad, y todavía le queda experimentar reacciones a las cuales no se ha enfrentado nunca. Esa niña, esa chica, esta persona que sigue sujetándose, casi como si lo fuera todo, a una pequeña barra de hierro, la cual parece llevar al camino correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario