seguidores♥

viernes, 6 de enero de 2012

Te echaba de menos...

Acaricié la funda de la almohada que me gritaba su ausencia, le pedí con desespero que callara. Después de mi intento fallido salí del cuarto fúnebre en el que dormía, los colores habían desaparecido por completo y eso me hundía un poco más. Estoy segura que antes de irse cosió las cortinas y le habló con el sol contra mi, pero por 
ahora mi autoestima no corre peligro. Es muy curioso como llegas a necesitar que otra persona respire al lado tuyo, solo porque te gusta sentir su respiración y no sencillamente que te guste, es que por esa regla de tres; está contigo, está ahí y puede que nadie te lo arrebate. Pero a quien queremos engañar, lo bueno dura poco... o quizás se nos hace muy pequeño el trayecto, muy leve. Es como pasarse horas y horas leyendo las magníficas hojas de un libro que has leído una infinidad de veces; sabes lo que va a pasar -y puede que tu imaginación juegue con su propio adjetivo- y solo cuando terminas te das cuenta que lo volverías a hacer una y otra vez.
...mi querida inspiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario